Gracias a una asociación cooperativa entre la Alcaldía de Soacha, a través de la Secretaría de Educación y la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), 358 estudiantes de 16 colegios oficiales de Soacha recibieron certificado como conciliadores escolares y gestores del conflicto como parte del Programa Hermes.

 

Estos jóvenes hacen parte del Programa Hermes y desde el mes de febrero reciben capacitaciones sobre la resolución pacífica de conflictos.

 

Desde el pasado mes de febrero, estos jóvenes iniciaron su proceso de capacitación de la mano de asesores de la CCB, quienes a lo largo de las jornadas les brindaron las herramientas necesarias para solucionar las diferencias entre sus compañeros.

 

“El proceso de formación busca que ellos conozcan estrategias y alternativas de solución de conflictos, también mostrarles que el diálogo y la conciliación son herramientas que ellos pueden utilizar en sus instituciones educativas para resolver las diferencias de una manera y así, restaurar las relaciones entre compañeros”, aseguró  Jorge Velasco, profesional de Convivencia Estudiantil de la Cámara de Comercio de Bogotá.

 

El Programa Hermes, nace como una propuesta pedagógica del Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Bogotá en el año 2001. Sin embargo, llega al municipio hace 12 años, a mediados de 2007, para fortalecer la capacidad humana de resolver conflictos de forma pacífica y construir una cultura sin violencia, dejando de lado las agresiones físicas, verbales y psicológicas.

 

Para Diana Lozada, directora de Calidad Educativa Municipal, este programa ha brindado los insumos necesarios para que más niños y jóvenes desde grado octavo comiencen a trabajar frente a la prevención del acoso escolar  y que de esta manera, contribuyan al mejoramiento de la convivencia, las competencias ciudadanas y el fortalecimiento de las relaciones interpersonales al interior de las instituciones. “Es muy gratificante saber que puedo ayudar a distintas personas a solucionar sus problemas, mediante el diálogo y una buena comunicación logramos ser mejores entre nosotros”, concluyó Michael Otálvaro, estudiante certificado de la I.E. Santa Ana.