El innovador sistema recoge aguas lluvias, las filtra y provee la huerta escolar. Además, sirve de suministro en caso de escases del recurso hídrico en el establecimiento educativo.

 

En el marco de la consolidación de un Proyecto Ambiental Escolar (PRAE) exitoso, la Institución Educativa Luis Carlos Galán, aunó esfuerzos con la Universidad Santo Tomás para la construcción de un sistema automatizado de captación de aguas lluvias en beneficio de los estudiantes y docentes del colegio ubicado en la comuna cuatro.

 

Hace seis meses, ambos establecimientos educativos construyeron una infraestructura que recauda las aguas lluvias, y, a través de una tubería, las dirige hacia un filtro que separa los residuos del recurso hídrico y finalmente se alberga en un tanque con una capacidad aproximada de 20.000 litros. “Luego de todo el proceso de captación y limpieza, el recurso queda listo para abastecer la batería sanitaria y la huerta escolar”, señaló Jorge Ruíz, docente de matemáticas de la I.E. Luis Carlos Galán.

 

El riego de los cultivos de la huerta escolar funciona mediante un sistema de goteo automatizado que dosifica y racionaliza el recurso según las necesidades, a través de unos sensores sencillos, pero eficaces, se mide la temperatura y la humedad del terreno y con base en esas necesidades ambientales, controla el fluido del recurso.

 

El Proyecto Ambiental Escolar (PRAE) de la institución educativa es liderado por las asignaturas de ciencia y matemáticas, y se ha ido fortaleciendo a través de los años. A mediados de 2017, tras realizar el cerramiento externo del establecimiento educativo, surgió la necesidad de recuperar aquella zona verde por medio de la creación de una huerta. Asimismo, para el año 2020 se elaborará una línea ornamental o de paisajismo para embellecer la zona verde. “Buscamos generar conciencia ambiental en los niños, para que se sensibilicen frente al aprovechamiento, conservación y protección de los recursos naturales”, aseguró Noé Vargas, rector de la institución.

 

Hoy por hoy, la huerta escolar del establecimiento educativo y su innovador sistema de riego, es uno de los proyectos de aula viva más rico y próspero en el municipio. Motivo por el que se postularon al Desafío del Agua Pavco 2019 para exaltar la labor que se adelanta desde la comuna cuatro de Soacha.

 

“El aprendizaje que he tenido en la huerta es bastante extenso, aprender sobre el sembrado, riego y cuidado de las plantas nos ha servido a cada uno del colegio para aprender más de nuestra salud alimentaria”, indicó Marlon Hernández, estudiante de grado noveno del establecimiento educativo.

 

Para el Gobierno Juntos Formando Ciudad propender por el cuidado y conservación del medio ambiente desde las aulas es eje primordial de una educación integral, por ello, periódicamente, a través de la Secretaría de Educación municipal, verifica el adecuado funcionamiento de los PRAES de cada establecimiento educativo y además, reconoce los esfuerzos de los colegios mediante capacitaciones con el SENA, acompañamiento de la Corporación Autónoma Regional (CAR), entre otros incentivos para enriquecer estos procesos.