Más de 80 estudiantes de la Institución Educativa Eugenio Díaz Castro, de las sedes Fusungá y San Jorge, revivieron uno de los hitos históricos más importantes del país en su lugar de origen.

 

Gracias a un trabajo articulado entre el sector educativo oficial, la empresa privada, padres y docentes, fue posible culminar el proyecto pedagógico “Con cada espiga un héroe” en el Puente de Boyacá, sitio emblemático del bicentenario que aportó al aprendizaje de los niños soachunos.

 

El proyecto tiene como objetivo enseñar la historia, la filosofía y la ética a estudiantes de 6 a 12 años,  por medio de actividades prácticas, didácticas y visuales, enfocadas al reconocimiento del pasado y su impacto en la actualidad.  

 

Mediante un recorrido por la Ruta Libertadora, los alumnos, acompañados por sus docentes, visitaron municipios desconocidos para ellos como Chiquinquirá, Ventaquemada y Villa de Leyva, dónde tuvieron la oportunidad de recordar la historia y firmar un tratado de paz entre estudiantes, teniendo como base el respeto, la tolerancia y el trabajo en equipo.

 

“Para hablar sobre el bicentenario hicimos una cartilla, un viaje y un trabajo práctico sobre filosofía. Pudimos conocer el Puente de Boyacá lo habían decorado muy bonito y la pasamos bien, también firmamos un tratado de paz entre la sede San Jorge y nosotros, la sede de Fusungá”, mencionó Lenny Andrey Madrigal, estudiante de grado quinto.

 

Este trabajo de aula desarrollado desde el comienzo del año escolar vinculó 85 niños de dos sedes educativas rurales: Fusungá y San Jorge, quienes mediante la firma del tratado reafirmaron su compromiso con la historia y la construcción de paz.

 

“Buscamos aplicar exitosamente el programa de filosofía para niños de los ciclos 1 y 2 de la institución educativa, mediante la enseñanza de la política y la ética, desarrollando la participación histórica y el manejo del patriotismo como una emoción válida para reconocer la patria. Además, se fortalecieron los alzos afectivos de las sedes participantes del proyecto”, concluyó Yasenia Buitrago, docente de Filosofía de la I.E. Eugenio Díaz Castro.