24 de Marzo de 2018 | Con la modernización del parque automotor de la ciudad se espera que alrededor de 1.600 buses adopten mecanismos para facilitar el desplazamiento de personas con discapacidad. Este año operarán 23 buses adaptados.

El alcalde de Soacha, Eleázar González hizo un llamado a todos los empresarios del transporte de esa ciudad para que faciliten el desplazamiento de personas en condición de discapacidad, implementando además de las sillas azules, rampas de acceso y mecanismos de sujeción que brinden seguridad para el abordaje y salida de pasajeros que presenten movilidad reducida.

A propósito de las medidas adoptadas por el Ministerio de Transporte, donde se establece el nuevo reglamento para carrocerías de vehículos de transporte público y que contemplan el mejoramiento para la seguridad de los usuarios, el primer mandatario de la ciudad invitó a los dueños de cerca de 2 mil buses a implementar los mecanismos que sean necesarios para garantizar el desplazamiento digno y seguro de las personas en condición de discapacidad.

Actualmente, ocho vehículos de transporte público de la ciudad cuentan con accesibilidad especial para personas con movilidad reducida y se espera que en el presente año 15 automotores más empiecen a aplicar esta medida. En ese sentido, la Secretaría de Movilidad de Soacha destacó la voluntad de empresas como Socotrans, Coopacasur y líneas Uniturs que ya han comenzado a implementar las adecuaciones establecidas. 

En Soacha hay más de 2 mil vehículos de servicio público, 1.200 hacen parte del corredor Soacha – Bogotá, donde se movilizan diariamente cerca de 190 mil pasajeros de acuerdo a cifras de la Secretaría de Movilidad del municipio y a estos se le suman 972 vehículos de servicio interno.

Según cifras del Registro de Localización y Caracterización de Personas con Discapacidad del Ministerio de Salud, en Soacha hay 2.503 personas con alguna discapacidad y cerca de 1.000 se movilizan en sillas de ruedas; frente a esta realidad, la Alcaldía de Soacha trabaja en temas como el acceso al transporte público, senderos o andenes especiales, campañas de educación, sensibilización a los ciudadanos, conductores desde la Gerencia de Población con Discapacidad y la implementación de la zona azul en el centro de la ciudad con el objetivo de priorizar la movilización de las personas que se desplazan en silla de ruedas.