Las fases II y III de Transmilenio en Soacha hacen parte de las megaobras del país que se verán perjudicadas como consecuencia de la reducción de ingresos que recibe el municipio por concepto de sobretasa a la gasolina en aproximadamente 2 mil millones de pesos anuales.

“Este es un golpe a la economía de nuestra ciudad que pone en peligro las apuestas regionales en materia de movilidad e infraestructura”, aseveró el alcalde Eleázar González con referencia a la Resolución 41279 del 30 de diciembre de 2016, expedida por el Ministerio de Minas y Energía que establece un recorte hasta del 28%.

Cabe mencionar que Soacha tiene el compromiso del 15% de cofinanciación para la construcción de las fases II y III de Transmilenio, obra que con la disminución del impuesto queda desfinanciada en más del 50%.

“Esta situación pone en aprietos al municipio, después del abandono tan grande del Estado es preocupante no contar con la totalidad de los recursos que estaban asignados para una de las megaobras de importancia estratégica para la Nación”, enfatizó González.

El primer mandatario de los soachunos se une a la solicitud de los alcaldes del país y pide derogar la resolución que además de perjudicar las dinámicas económicas, incrementa la deuda social que tiene el Gobierno Nacional con Soacha a causa del incremento desmesurado poblacional de los últimos años, la llegada de más de 100 mil víctimas del conflicto, así como la construcción de nuevas viviendas de interés social, entre otros factores.