El proyecto beneficia a más de 1.500 niños y adultos mayores a la semana para el aprendizaje de sistemas y programas enfocados en las habilidades para la vida, a través de la tecnología, reforzando sus valores y proyectos de vida, en jornada contraria de estudio.

El aula está a cargo de la Fundación Tiempo de Juego y consta de 30 equipos de cómputo, los cuales funcionan con energía solar. Esta iniciativa fue posible gracias al trabajo mancomunado de la administración y la gestión adelantada con apoyo internacional de la fundación.

El alcalde Eleázar González agradeció a Tiempo de Juego por pensar en la comunidad y manifestó que “este proceso fue de todos, la administración recuperó con la Junta de Acción Comunal el terreno para colocar el aula para el bien de los habitantes del sector. Seguiremos trabajando en las diferentes comunas, se recuperarán sitios que han sido invadidos para generar a través de proyectos como estos, espacios que beneficien a la comunidad”.

Por su parte, William Jiménez, coordinador regional de la Fundación Tiempo de Juego resaltó que “la idea nace de la necesidad de que los niños de Cazucá y algunos de los colegios cercanos no tenían acceso a los sistemas, por eso, a través de una agencia internacional se gestionó el proyecto de un aula autosostenible y fue precisamente este trabajo conjunto con la administración que permitió que se desarrollara este proyecto en Soacha”.

Finalmente, Leidy Londoño, niña beneficiaria del programa expresó que “me parece muy buena el aula, acá uno puede hacer dinámicas, tareas que nos dejan y compartimos con niños de varias edades. He aprendido cómo manejar los programas que podemos utilizar para hacer muchas cosas, agradezco que piensen en nosotros”, finalizó.